Responsabilidades económicas derivadas del desempeño del cargo de Administrador de una sociedad

Las empresas son responsables del pago de las indemnizaciones por daños a los autónomos que trabajen en sus instalaciones
Las empresas son responsables del pago de las indemnizaciones por daños a los autónomos que trabajen en sus instalaciones
13 agosto, 2020
Recuerda: Pactar despidos con el trabajador es delito
Recuerda: Pactar despidos con el trabajador es delito
13 agosto, 2020
Mostrar todo

Responsabilidades económicas derivadas del desempeño del cargo de Administrador de una sociedad

Responsabilidades económicas derivadas del desempeño del cargo de Administrador de una sociedad
FacebookTwitterLinkedIn

Te recordamos que si eres administrador de una sociedad, en determinados supuestos puedes llegar a tener responsabilidades económicas derivadas del desempeño de tu cargo. No obstante, en QualityConta queremos informarte de que existe la opción de asegurar esas posibles responsabilidades.

En algunos casos, se puede exigir al administrador responsabilidad económica por deudas que en principio correspondían a la sociedad. Esa responsabilidad puede ser reclamada por los socios, los trabajadores y los proveedores.

Algunos ejemplos de casos en los que puede exigirse responsabilidad al Administrador son:

  • Contratar productos o servicios cuando conoce que es posible que la sociedad no pueda pagarlos.
  • Conocer la situación de insolvencia de la sociedad y no presentar solicitud de concurso.
  • Si las pérdidas han reducido el patrimonio a una cifra inferior a la mitad del capital social y no ha convocado a la Junta de socios para que adopte las medidas necesarias. En este caso su responsabilidad puede llegar a ser personal por las deudas de la sociedad.

Por ello, las aseguradoras comercializan pólizas que cubren la responsabilidad civil que puede recaer en los administradores en el desempeño de su cargo. Este tipo de pólizas cubren el pago de las posibles indemnizaciones por los daños y perjuicios causados involuntariamente a terceros y que puedan ser exigidos al administrador por haber actuado de manera negligente.

En cambio, lo que en ningún caso cubrirán estas pólizas son las responsabilidades que tengan su origen en actuaciones fraudulentas o intencionadas del administrador.