Deducciones por gastos educativos en materia de IRPF
Deducciones por gastos educativos en materia de IRPF en la Comunidad de Madrid
23 septiembre, 2020
Nuevos ERTES octubre 2020
Medidas sociales en defensa del empleo. ERTES a partir de octubre
2 octubre, 2020
Mostrar todo

Claves del reglamento de trabajo a distancia (teletrabajo)

Claves del Acuerdo de Trabajo a Distancia
FacebookTwitterLinkedIn

El pasado 23 de septiembre, el Gobierno publicó el Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia. Te resumimos los principales puntos de este reglamento cuya materia ha sido objeto de regulación tanto en el ámbito interno como en el ámbito comunitario e internacional.

¿Qué se considera trabajo a distancia?

Se considera trabajo a distancia aquel trabajo que se preste como mínimo el 30% de la jornada durante tres meses (o el porcentaje proporcional equivalente en función de la duración del contrato de trabajo).

En los contratos de trabajo celebrados con menores y en los contratos en prácticas y para la formación y el aprendizaje, sólo se podrá establecer un acuerdo de trabajo a distancia que garantice, como mínimo, el 50% de prestación de servicio de manera presencial.

Características del acuerdo de trabajo a distancia

  • El acuerdo de trabajo a distancia será voluntario para la persona trabajadora y para la empresa.
  • Dicho acuerdo deberá realizarse por escrito. Podrá formar parte del contrato inicial o realizarse en un momento posterior.
  • En caso de existencia actual de teletrabajo, el acuerdo deberá formalizarse en un plazo de tres meses.
  • La empresa deberá entregar a la representación legal de los trabajadores una copia de todos los acuerdos de trabajo a distancia en un plazo no superior a diez días. Posteriormente, dicha copia se enviará a la oficina de empleo. Cuando no exista representación legal de los trabajadores, deberá formalizarse copia básica y remitirse a la oficina de empleo.
  • La decisión de trabajar a distancia desde una modalidad de trabajo presencial será reversible para la empresa y para el trabajador.

Contenido del acuerdo de trabajo a distancia

  • Inventario de los medios, equipos y herramientas (incluidos consumibles y elementos muebles).
  • Gastos que pudiera tener el trabajador por el hecho de prestar servicios a distancia, así como la forma de cuantificar la compensación por los mismos.
  • Horario de trabajo.
  • Porcentaje de distribución entre trabajo presencial y a distancia.
  • Centro de trabajo de la empresa al que queda adscrito el trabajador.
  • Lugar desde el que se realizará el trabajo a distancia.
  • Duración de plazos de preaviso para el ejercicio de las situaciones de reversibilidad.
  • Medios de control empresarial de la actividad.
  • Procedimiento a seguir en el caso de que se produzcan dificultades técnicas que impidan realizar el trabajo a distancia.
  • Instrucciones establecidas por la empresa en materia de protección de datos y sobre seguridad de la información.
  • Duración del acuerdo de trabajo a distancia. 

Abono y compensación de los gastos

  • El desarrollo del trabajo a distancia deberá ser sufragado o compensado por la empresa y no podrá suponer la asunción por parte del trabajador de gastos vinculados al desarrollo de su actividad laboral.
  • Las empresas se harán cargo de los gastos que se originen por teletrabajo de forma proporcional.
  • Los convenios o acuerdos colectivos podrán establecer el mecanismo para la determinación y compensación de estos gastos.

Modificación del acuerdo de trabajo a distancia

  • La modificación de las condiciones establecidas en el acuerdo de trabajo deberá ser objeto de acuerdo entre la empresa y el trabajador.
  • Las personas que realizan trabajo a distancia desde el inicio de la relación laboral durante la totalidad de su jornada tendrán prioridad para ocupar puestos de trabajo que se realizan total o parcialmente de manera presencial.

Derechos de los trabajadores a distancia

En general, tendrán los mismos derechos que hubieran ostentado si prestasen servicios en el centro de trabajo de la empresa.

Además:

  • La persona que desarrolla trabajo a distancia podrá flexibilizar el horario de prestación de servicios establecido, respetando los tiempos de disponibilidad obligatoria y la normativa sobre tiempo de trabajo y descanso.
  • El sistema de registro horario deberá reflejar fielmente el tiempo que el trabajador a distancia dedica a la actividad laboral.
  • La utilización de los medios telemáticos y el control de la prestación laboral mediante dispositivos automáticos garantizará el derecho a la intimidad y a la protección de datos.
  • La empresa no podrá exigir la instalación de programas o aplicaciones en dispositivos que sean propiedad del trabajador.
  • Las personas que trabajan a distancia tienen derecho a la desconexión digital fuera de su horario de trabajo. Esto conlleva, entre otras cuestiones, una limitación del uso de los medios tecnológicos de comunicación empresarial y de trabajo durante los periodos de descanso.
  • Los trabajadores a distancia tendrán derecho a ejercitar sus derechos de naturaleza colectiva con el mismo contenido y alcance que el resto de los trabajadores del centro al que están adscritos.
  • Las empresas están obligadas a tener en cuenta a los trabajadores a distancia y sus características laborales en el diagnóstico, implementación, aplicación, seguimiento y evaluación de medidas y de planes de igualdad.
  • Los trabajadores a distancia no podrán sufrir perjuicio alguno ni modificación en las condiciones pactadas, en particular, en lo que se refiere a tiempo de trabajo o retribución por las dificultades técnicas u otras no imputables al trabajador.

Facultades de control empresarial

La empresa podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales.

Infracciones

No formalizar el acuerdo de trabajo a distancia en los términos y con los requisitos legal y convencionalmente previstos se considera una infracción grave con multas de 626 a 6.250 €

Situación por el Covid-19

Al trabajo a distancia implantado excepcionalmente como consecuencia de las medidas de contención sanitaria derivadas del Covid-19, le seguirá resultando de aplicación la normativa laboral ordinaria.

En todo caso, las empresas estarán obligadas a dotar de los medios, equipos, herramientas y consumibles que exige el desarrollo de trabajo a distancia.

Entrada en vigor

El RD-ley 28/2020 entra en vigor a los 20 días de su publicación, el 13 de octubre de 2020.