¿Qué relación tiene el administrador con la sociedad: laboral, mercantil o ambas?

Presentación del Modelo 720
14 Febrero, 2017
impuesto plusvalia municipal
Actualicación: Sentencia del Tribunal Constitucional – Devolución del Impuesto de Plusvalía Municipal
24 Febrero, 2017
Mostrar todo

¿Qué relación tiene el administrador con la sociedad: laboral, mercantil o ambas?

Relación del administrador con la sociedad
FacebookGoogle+TwitterLinkedIn

Para el análisis de esta cuestión, en primer lugar, debemos diferenciar cuándo se da una relación laboral y cuándo una mercantil. Por ello, en este artículo detallamos:

  1. Las características del contrato laboral
  2. Las características del contrato mercantil
  3. La relación del administrador con la sociedad.

Características del contrato laboral

Así pues, el contrato laboral es el que hay que firmar cuando existe una relación de laboralidad entre el empresario y el trabajador, los requisitos que se deben de dar para apreciar que existe laboralidad son los siguientes:

  1. Voluntariedad: El trabajo tiene que ser voluntario y no obligado.
  2. Retribución: Se trabaja a cambio de un salario, que suele ser fijo, y opcionalmente con variables.
  3. Personal: El trabajo lo tiene que prestar obligatoriamente el trabajador, nadie puede trabajar por él.
  4. Por cuenta ajena: Se trabaja para el empresario, y es éste el que se beneficia del trabajo. Esta ajenidad se puede ver en varios puntos:
  • En los frutos: El resultado del trabajo es directamente para el empresario y no para el trabajador que lo produce.
  • En el riesgo: El empresario es quien asume el “riesgo y ventura”. Si el negocio sale mal, las pérdidas las asume el empresario, ya que el trabajador tiene derecho a recibir su salario aunque la empresa vaya mal.
  • En los medios de producción que pertenecen al empresario: Todos los instrumentos, maquinaria, medios técnicos…son del empresario, que corre con sus gastos. El trabajador no tiene que poner nada para trabajar excepto sus servicios.
  • En el mercado: es el empresario quien vende el producto. Aunque físicamente a veces es el trabajador quien realiza la venta, la hace en nombre del empresario que es quien formaliza la compraventa con el cliente.
  • Dependencia: El trabajador presta sus servicios al empresario bajo su dirección, dentro de su ámbito de organización, siguiendo sus órdenes y bajo su supervisión. El empresario tiene la potestad de ordenar y sancionar al trabajador.

Este contrato se rige por el Estatuto de los Trabajadores, por el Convenio Colectivo aplicable y por el resto de normas laborales.

Características del contrato mercantil

A diferencia de éste, el contrato mercantil, es el que se firma entre dos empresas, entre una empresa y un autónomo o entre dos autónomos, por lo tanto, hay dos partes que están al mismo nivel, ninguna de las dos tiene más poder que la otra. Esta relación se basa en los siguientes puntos:

  1. No existe prestación personal: Es posible que los servicios los preste otra persona, salvo que se hayan contratado específicamente los servicios de una persona en concreto.
  2. Medios propios: El profesional presta sus servicios con sus medios y organización propia.
  3. No hay una dirección: No existen órdenes ni una dirección por parte del empresario. Se trabaja dentro de la propia organización, con libertad horaria, con autonomía e independencia. El empresario no tiene la potestad de sancionar.
  4. Trabajadores a cargo: En algunos casos quien presta los servicios tiene trabajadores a su cargo que son quienes realizan efectivamente el servicio contratado por la empresa.
  5. Posibilidad de rechazo de los encargos: Existe libertad de asumir los encargos que se quiera.
  6. Retribución variable: Depende de los servicios que se vayan prestando. Esta retribución no se hace a través de una nómina, sino a través de una factura. Además el empresario no compensa los gastos que se generan por los servicios.

Este contrato se rige por el Código del Comercio, por el Código Civil y por el resto de leyes civiles.

Relación del administrador con la sociedad

Pues bien, el administrador de una empresa es quien gestiona, representa y ejecuta las decisiones del día a día de la sociedad. Por consiguiente, los administradores de sociedades mercantiles están excluidos del ámbito laboral (art 1.3 c) E.T). Sin embargo, en ocasiones, los administradores realizan funciones adicionales a las de administradores ejecutivos, compatibilizando así una relación laboral especial de alta dirección cuyo objeto consista en la gestión y la representación de la sociedad con la relación mercantil societaria de administrador. En estos casos, se ha pronunciado la Sala de lo Social del Tribunal Supremo elaborando lo que se conoce como la “doctrina del vínculo” estableciendo que no es posible compatibilizar ambos vínculos con la sociedad, prevaleciendo el vínculo mercantil que absorbe al laboral.

Sin embargo, a pesar de que la relación de colaboración que tenga el administrador con una determinada sociedad mercantil, tiene en principio naturaleza mercantil, el Tribunal Supremo ha considerado que en los casos de relaciones de trabajo en régimen de dependencia, no calificables de alta dirección, sino comunes, cabe admitir el desempeño simultáneo de cargos de administración de la sociedad y de una relación de carácter laboral, de manera que los administradores pueden tener al mismo tiempo una relación laboral con la empresa y una relación mercantil, restringiéndose esta posibilidad para trabajos comunes u ordinarios, no así cuando se trate de trabajos de alta dirección, como gerente o dirección general, en cuyo caso se entenderá que no existe el doble vínculo ya que tendrá el único objeto de la gestión y administración de la empresa siendo así el vínculo que le une con la empresa mercantil.


Patricia-CastineiraPatricia Castiñeira
Patricia Castiñeira es Abogada del Área Jurídico-Mecantil de QualityConta. Es Licenciada en Derecho.